viernes, 29 de agosto de 2008

Me siento a recodar

Me siento a recodar
cada letra marchita que se hunde en el poniente.
Como un mensajero solo
a la deriva de la distancia.
Para decir tu nombre, todas las palabras
se vuelven inexactas.
Y yo me arranco lentamente la noche
de la piel ficticia
de esta helada que cae sobre los campos,
una lluvia de metamorfoseada nieve sudamericana.

En la otra orilla
están tus labios.
Y toda el ansia que entra en la botella de los días.

Así la oscuridad va dando vueltas despacio,
un trompo cansado
en el infinito patio del tiempo.

3 comentarios:

Na dijo...

"Y yo me arranco lentamente la noche"

Sublime.

Vicky dijo...

Totalmente espectacular. Tenés derechos de autor? Puedo plagiar?

Alin dijo...

muy bello, muy!