lunes, 7 de enero de 2008

Más condicionales

Si pudiera tan sólo detenerme y no pensar. Pero no.
Soy un papel escrito arrojado a la tormenta.
Un silbido que se reencuentra con el silencio de la tarde.
Un anagrama confuso de instantes que se esfuman con la primer mirada.
Y respiro la madrugada con ojos cansados de verme en todos los espejos e ignorarme.

Mi nombre apenas importa. Tal vez el susurro de miles de ciudades repita la inútil protesta de los que no duermen. Lo ignoro. Como al tiempo.

3 comentarios:

Todos Gronchos dijo...

A lo tuyo hay que ponerle música.

shugo dijo...

Traiga la banda Mr Groncho y le damos rosca nomas

Na dijo...

el "pero no" me hizo acordar a una poesía mía, a la cual le tengo cariño, jajaja.. no se q tal el contenido, pero q la quiero, la quiero