miércoles, 30 de enero de 2008

Invención de un beso

Con esa inmediatez de un segundo, erradicar la senda triste de un abrazo
parecerme a un retorno de azahares y el no sueño
Saberte dormida invariable como tu mirada un domingo por la tarde
Intuir que me vuelvo lentamente inexacto
y todo mi cuerpo es una sola fibra que reitera el compás de la noche en un suspiro.
Mirar la luna descubrir esa mancha en la pared

Y sobre todo, rodar por la vereda como una pelota
atravesar avenidas, verdulerías, vidrieras repletas de materia inútil
como un rayo desbocado y solitario.

Reivindicar la invención de un beso llamar las cosas por otro nombre
olvidarme de mis pocas obligaciones.

Dormir, soñar, levantarse, encender un cigarrillo,
Pulir el vértigo de no ver el camino adelante usando un repasador de magnesio
qué importa lo que digan o no digan estos versos.

3 comentarios:

Todos Gronchos dijo...

Maestro, porqué no habilita los comentarios en "Acá escribo boludeces"?

Saludos!

shugo dijo...

A pedido de un groso tan groso, los vamos a habilitar ahora mismo :)

soy histerica y que ? dijo...

Muy bueno!!!

Escribis muy lindo