lunes, 24 de septiembre de 2007

Tal vez un ocaso

¿Por qué reconciliarse con avenidas de un brillo inútil?
Y repetir con tanta facilidad
el gusto del olvido
y el olor a sombra.
Pensar por pensar
y sin detenerse.
Una tarde, vencida
cerraste los ojos.
Sin darle rienda suelta
al asco
de una madrugada triste
o tal vez
un ocaso.

1 comentario:

Na dijo...

Muy buen título.. me encantan los ocasos.