miércoles, 25 de julio de 2007

Nadie llora

Perseguir tu nombre por calles desiertas.
Haber olvidado tus besos y el gusto de tu boca.
Recorrer avenidas
inundadas de un recuerdo de otro invierno que te soñaba.
Repetir pese a todo
las mismas palabras buscando tu fantasma.
No sentir que me pensás en la tarde.
Y nadie llora los restos de un sillón rojo y tu sombra.
De todas esas cosas
que te dije en los ojos.
De tu sonrisa tonta durmiendo.
De la alfombra que no estaba,
y del olvido que sobra.

1 comentario:

Na dijo...

y del olvido que sobra.

Sencillamente fantástico.

(Snif snif snif)