domingo, 15 de julio de 2007

Media palabra

La esquina ya no es la misma,
la han arrasado noches y lamentos.

Se nos parece levemente la tarde
a ese sueño sin dormir de los recién amanecidos.

Y cada mueble viejo que dejamos sin romper
es la misma herida que sangra de pronto en invierno.

Porque para cada silencio hay media palabra
que se escapa de los labios sin remordimiento.

1 comentario:

Na dijo...

No sé por qué, pero me da la sensación de que los dos primeros versos deberían perteneder a otro texto... como si fueran dos en uno...