jueves, 22 de enero de 2009

Las cenizas y el puñal

entonces tenés ganas
de sacar la cabeza por la ventanilla.
y el viento te arremolina el pelo.
y cada refugio compartido
se vuelve una lenta cárcel.
como las hojas partidas
de un mayo descalzo y atolondrado.
las cenizas y el puñal
la vida entera vomitada
una y otra vez
en cada boca de tormenta indiferente.
y pasan esos
que tienen la cabeza arriba de los hombros
y no entendés
por qué las flores no sonríen
y por qué el verano puede ser más triste que el invierno.

3 comentarios:

ReChalado! dijo...

y por qué el sol quema en lugar de calentar

shugo dijo...

porque no me puse protector solar

poncedeleon dijo...

Hola Hugo, no sé si me recordás. Melina Acosta me pasó tu blog. Es genial leerte. Un abrazo. Juan