viernes, 23 de noviembre de 2007

Si hasta el árbol te regala flores violetas.
Y eso nada más importa:
sentirte latir contra mi cuerpo.
Y las bocas se animan y acobardan
alternadamente.

1 comentario:

Na dijo...

Nunca habia pensado ese punto de vista del árbol.